Síndrome de Asperger

En la atención a las altas capacidades me encuentro muy a menudo con personas (sobre todo niños, pero adultos también) que tienen dificultades sociales, una excesiva rigidez en ideas y comportamientos, baja tolerancia a la frustración, intereses limitados, dificultad para interpretar al otro y las situaciones… Estos encuentros me han llevado a interesarme, a aprender y a estudiar el síndrome de Asperger.

Este síndrome parece que se fundamenta en un déficit en el desarrollo de la interpretación social (más allá de lo literal o concreto, o de la lógica) y la flexibilidad cognitiva. Se manifiesta básicamente en problemas como los apuntados más arriba, aunque no es igual en cada persona. También puede haber dificultades en las funciones ejecutivas (como dispersión y/o falta de atención), en las destrezas motoras, en el contacto ocular, entre otras.

Por otro lado, sucede a veces que estas personas tienen también altas capacidades en aptitudes cognitivas concretas, y pueden llegar a destacar en áreas determinadas si son de su interés.

Como problema del desarrollo, el síndrome de Asperger pasa muchas veces desapercibido, sobre todo en niñas, o causa diagnósticos erróneos.

Un enlace de interés es: https://www.asperger.es/index.php

Y un vídeo también interesante:

Por último, me gustaría recordar que cuando una persona con altas capacidades tiene problemas o dificultades no hay que adjudicar la causa de esos problemas a las altas capacidades, sino que hay que buscar más allá, ya que éstas no causan nunca el problema por sí mismas.

Altas capacidades y doble excepcionalidad

Comparto un artículo interesante sobre la doble excepcionalidad en superdotación (sobredotación intelectual+trastorno psicológico). En él se da una visión alternativa a esta circunstancia, en la que se defiende que el diagnóstico clínico puede ser debido simplemente a una mala adaptación de la persona superdotada al entorno, no a una enfermedad mental. Se habla de las sobre-excitabilidades, de los rasgos de carácter y en como características personales se pueden convertir, por convenio social, en patologías.

El original es en inglés, la traducción es mía, espero que os guste.

El artículo está en el siguiente enlace:

 Cuando la excepcionalidad de tu hijo es emocional: Más allá del diagnóstico psiquiátrico.